Siguenos en Facebook Siguenos en Pinterest Siguenos en Twitter
28
Agosto
2015

¿Qué prometimos cuando nos casamos?

fotoprincipal_280815

En el matrimonio, los novios pronunciamos estos votos: Prometo serte fiel, tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándote y respetándote durante el resto de mi vida. Escuchamos estas palabras desde niños, las oímos en la tele, en cada boda a la que vamos... Las oímos tanto que puede llegar el punto en que pierden su significado. ¿Qué es lo que prometimos realmente?

Prometo serte fiel

Cuando prometimos ser fieles, nos comprometimos a buscar su felicidad, ya que la fidelidad no puede reducirse a no fallarnos en el sentido de nunca enamorarnos de otra persona, pues la fidelidad no es sólo cuidar que no haya engaños, sino que apunta a todo un viaje de vida. Prometimos apoyarnos y hablar bien de nuestra pareja. Seguro habrá cosas que no nos encanten de nuestro cónyuge después de unos años, pero las pláticas debemos reservarlas entre nosotros: no con nuestra mamá o papá, no con nuestros amigos, sólo con la pareja.

Prometo serte fiel es también cuidar el corazón.

En la prosperidad como en la adversidad

Estar de verdad juntos en las buenas y en las malas. ¡Es parte de amar realmente! Amamos cuando decidimos superar los obstáculos juntos, apoyarnos, darnos la mano cuando sentimos que no podemos más, estar ahí cuando los demás ya no están. ¡No existe vida sin dificultades!

En salud como en la enfermedad

“Prometo que en la salud, te aplaudiré, te proyectaré, te acompañaré y apostaré por ti. No estaré celoso de tus triunfos, ni permitiré que me afecte el que tú seas más que yo a los ojos de los demás”.

La primera parte no es muy difícil pero la enfermedad es otra cosa. No hablamos sólo de la física en la que por supuesto debemos acompañarnos, para ésas hay medicinas y contamos con consejos de médicos y expertos. Nos referimos a enfermedades más profundas, más complicadas, con alcances más intensos, como el alcoholismo, el desánimo, la pérdida del sentido de esta vida o enfermedades “del corazón” o del carácter. No podemos abandonarnos en esos momentos en que no somos perfectos, es importante estar ahí y ayudarnos a sanar.

Y terminamos amándote y respetándote durante el resto de mi vida, sin fecha de expiración sin condiciones, así lo prometimos los dos.

Nuestro matrimonio se trata de compartir ilusiones y proyectos, de seguir siendo novios siempre. No esperemos un matrimonio extraordinario por un milagro, ¡hay que provocarlo, actuar a cada momento y hacer que suceda todos los días!

Por. Expoboda

Comentarios (0)

Déje un comentario

Por favor autentifícate para dejar un comentario.